Con el impulso de la sociedad, sí se pudo

En la instalación de la Comisión Permanente del Congreso el tema más relevante eraconvocar a un periodo extraordinario de sesiones; para lograrlo, el grupo de Morena y susaliados requerían imponer su mayoría y sumar por lo menos un voto de la oposición. Estoles permitiría, posteriormente, aprobar la iniciativa que otorga al Presidente de la Repúbli-ca facultades discrecionales para reasignar el presupuesto en caso de emergencia econó-mica.


Pero se toparon con una oposición actuante que con el respaldo y apoyo de la sociedadpudo frenar esta intentona, pues al ver que les hacía falta ese voto para conseguir su ob-jetivo, encontraron una salida argumentando que por recomendación de la autoridad deSalud no se realizarían sesiones extraordinarias en las siguientes dos semanas por ser elpico de la pandemia.


Lo cierto es que desde hacía varios días estábamos ya en la fase 3 de la emergenciasanitaria y se había anticipado que los riesgos de mayor contagio de Covid19 serían en laprimera quincena de mayo; a pesar de ello, el grupo de Morena estaba empeñado en sa-car adelante la convocatoria para cumplir la instrucción del Presidente.


Ante este escenario, los 13 legisladores que representamos a los grupos parlamentariosde PAN, PRI, MC y PRD en ambas cámaras, constituimos un bloque de contención sólidoque pudo hacer frente a la presión oficial. Con este propósito suscribimos un comunicadoconjunto rechazando un eventual periodo extraordinario que tuviera como objetivo precon-cebido la aprobación de dicha iniciativa.


Y resultó verdaderamente notable e inusitado que en un tema de carácter presupuestal segenerara una reacción enorme de la sociedad civil, que en todos los tonos y de maneramuy numerosa, pidieron a los legisladores que nos manifestáramos en contra de la inicia-tiva presidencial. Inclusive esta exigencia ciudadana se organizó para hacer un “marcaje personal” a cadauno de los 13 integrantes del bloque de contención a través de las redes sociales, paraponer bajo la lupa y el escrutinio público su actuación frente a la posible votación.


Es claro que hay un amplio consenso en contra de la iniciativa que envió el titular del Eje-cutivo para modificar la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria por-que vulnera el orden constitucional y los principios de la división de poderes. El propio diputado morenista Porfirio Muñoz Ledo advirtió que le otorga potestades uniper-sonales al Presidente al margen de la Constitución y un centenar de académicos y organi-zaciones de la sociedad civil coincidieron que tiene tintes autoritarios.


Además, la iniciativa es innecesaria, toda vez que existen disposiciones vigentes que sus-tentan la posibilidad para la adecuación del presupuesto ante el escenario de una dismi-nución de los ingresos fiscales, que, obvio, en nuestro régimen democrático de pesos ycontrapesos, se realiza a propuesta del Ejecutivo federal con la participación de la Cáma-ra de Diputados.


En el bloque de contención tenemos claro que ante la emergencia sanitaria y económicaprovocada por el Covid-19, las prioridades son esencialmente la vida y la salud de la po-blación, también los ingresos de las familias y la preservación de las capacidades parareactivar la economía, no el otorgamiento de poderes extraordinarios y discrecionales alPresidente para disponer y reasignar los recursos públicos de la Federación.


Más allá de haber evitado el periodo extraordinario, es justo reconocer que el gran gana-dor de este episodio no son los 13 legisladores de oposición que se mantuvieron unidosen una sola pieza, sino la sociedad que indignada exigió no darle más poder al poder.


El PAN tiene dentro de sus principios fundamentales fortalecer la iniciativa ciudadana yeste acontecimiento representó, sin duda, una genuina acción ciudadana conciente y ac-tuante en defensa de la legalidad. No puede haber resultado más valioso.


México necesita que los Poderes de la Unión, junto con la sociedad a la que servimos, trabajemos con base en el diálogo constructivo y propositivo para hacer frente a los desafíos de la pandemia.

 A V I S O   L E G A L  

Esta plataforma es financiada de manera personal por la Senadora Guadalupe Murguía. No involucra ningún recurso público por lo que su funcionamiento no viola ninguna disposición sobre el uso de logotipos de partidos políticos en comunicaciones de Senadores.