Ecos del Senado: Cortinas de humo

El primer año de gobierno de López Obrador ha tenido más sombras que luces.

Así lo revelan incluso las cifras oficiales que desde el poder son desestimadas argumentando que cuentan con “otros datos", cuya fuente es desconocida y que buscan justificar la narrativa de “vamos requetebién".




En materia económica a pesar de que el Presidente prometió en campaña que el crecimiento sería de 4%, en 2019 la economía mexicana se contrajo 0.1%, con lo que pasamos del estancamiento al decrecimiento. No alcanzamos ni siquiera la cifra del 2% con la que crecía el país en otros años, que él mismo consideraba mediocre e insuficiente.


La inversión productiva está prácticamente detenida por la falta de certidumbre, se han perdido miles de empleos formales, numerosos grupos vulnerables han perdido beneficios sociales y en el gasto del año pasado se detectaron graves subejercicios que provocaron crisis de atención en varios sectores.


En seguridad la violencia no cede, en muchas regiones del país la población está a merced del crimen organizado. En el 2019 tuvimos la mayor cantidad de delitos, homicidios, feminicidios, violaciones y secuestros, desde que se lleva registro, y en materia de justicia los datos son alarmantes: de cada 100 delitos, solo 3 llegan a juicio y únicamente en 1 caso se obtiene recuperación de bienes o reparación del daño.


Eventos recientes como la masacre de 10 músicos en Chilapa, Guerrero; los asesinatos de 7 niños y jóvenes en un establecimiento de videojuegos en Uruapan, Michoacán; el asesinato de integrantes de la familia LeBarón, que sigue sin resolverse, y otros altamente mediáticos, son parte de la descomposición social que padecemos.


La crisis de salud alcanza dimensiones alarmantes: prevalece el desabasto de medicamentos para pacientes con cáncer, muchos de ellos niños; la deficiente atención médica y hospitalaria, la falta de equipos e insumos para operar, son parte de la grave situación a la que se enfrenta todos los días la población más vulnerable en los hospitales públicos a cargo del gobierno federal.


Además enfrentamos una crisis migratoria en la frontera sur, que el gobierno ha atendido con violencia, atropellando los derechos humanos de miles de centroamericanos a quienes han “asegurado” y deportado “voluntariamente”, y a otros más confinado en centros de detención, donde permanecen hacinadas familias enteras con menores.


Sin embargo, el Presidente centra su atención en la rifa del avión presidencial, negándose incluso a hablar de temas relevantes como el reciente feminicidio de Ingrid Escamilla, y se ocupa en anunciar una reforma para eliminar los fines de semana largos, con el argumento de que los estudiantes ya no saben que se conmemora en las fechas históricas, cuando en todo caso eso obedece a una deficiencia del sistema educativo por el desconocimiento del calendario cívico.


A 15 meses de gobierno, no son pocas las cortinas de humo que ha levantado el Ejecutivo federal para distraer la atención de lo verdaderamente importante.

La guerra contra el huachicol, que desató una crisis en el abasto de combustibles y la muerte de cientos de personas en Tlahuelilpan, Hidalgo; la carta que envió para solicitar a la corona española se disculpe con los pueblos originarios por la conquista y la no presentación del paquete de reformas de justicia, cuyos proyectos se filtraron y de los cuales el gobierno nunca reconoció su autoría, son parte de esa estrategia de evasión.


Parece ser que este Gobierno ante los problemas reales opta por generar distractores de la opinión pública, en vez de atenderlos y resolverlos. Le apuesta más al circo mediático y al olvido social que a la solución de fondo.



Facebook: Lupita Murguía

Twitter: @LupitaMurguiaG

Instagram: @lupitamurguiag

 A V I S O   L E G A L  

Esta plataforma es financiada de manera personal por la Senadora Guadalupe Murguía. No involucra ningún recurso público por lo que su funcionamiento no viola ninguna disposición sobre el uso de logotipos de partidos políticos en comunicaciones de Senadores.