Ecos del Senado: Lozoya ¿imputado, denunciante o víctima?

El fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero anunció que el ex director de Pemex, Emilio Lozoya, presentó desde su domicilio una denuncia de hechos en la que inculpó al ex presidente Enrique Peña Nieto y al ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray en la trama de corrupción por el caso Odebrecht. Con esta acción pasó de acusado a acusador.


Los elementos de prueba en los que basa su denuncia son cuatro testigos, integrantes de su equipo de colaboradores, recibos y un video, según dijo el fiscal, quien añadió que la FGR comenzará a hacer todas las diligencias necesarias y de ser procedente se llamará a declarar a los señalados en los hechos.



Lozoya tiene todos los incentivos para magnificar su causa y mantener el criterio de oportunidad. En tal sentido reveló una gama de actos ilegales que incluyen transferencias de dinero para la campaña presidencial de Peña Nieto, supuestos sobornos a entonces legisladores federales para la aprobación de las reformas estructurales y el otorgamiento de contratos a favor de la constructora Odebrechet, en perjuicio de Pemex.

Los hechos de corrupción deben ser castigados, sea quien sea. Para ello se requiere una fiscalía autónoma, imparcial y que actúe apegada a la ley.

Las investigaciones deben llevarse a cabo con total transparencia y sin politizar la persecución de los delitos. Lo primero que tendría que definir la FGR es el estatus jurídico de Emilio Lozoya, quien llegó como imputado, después se le dio el carácter de testigo colaborador y hoy es denunciante, -incluso hasta víctima-, ya que ha manifestado que sus superiores lo utilizaron como instrumento -dice- no doloso para realizar y cometer una serie de ilícitos.

Tal afirmación no resulta convincente, ya que en ese supuesto tendría que haber sido presionado por sus superiores o haber desconocido que los hechos que cometió eran ilegales, lo cual resulta increíble cuando ha quedado acreditado que desvió recursos a favor de sí mismo, de su mamá, de su hermana y de su esposa.

La gravedad de los actos de corrupción confesos por él y su red de colaboradores, hoy aparentemente también denunciantes, deberían de ameritar prisión preventiva y sin embargo Lozoya goza de libertad bajo caución con múltiples beneficios y privilegios a cambio de sus delaciones, lo que deja en evidencia que en México sigue habiendo criterios políticos para procurar justicia.

Respecto a la denuncia del ex director de Pemex, estoy totalmente a favor de la legalidad, de que se acabe con la impunidad; los hechos de corrupción deben ser sancionados, pero antes deben probarse.

Sin embargo, el juicio a Lozoya no se ha construido para abatir la corrupción y la impunidad. El propósito es exhibir, difamar a determinados actores políticos ante la opinión pública, crear un escándalo con ello, aun cuando tales acciones pongan en riesgo el debido proceso.

Con ese objetivo, en las últimas horas apareció un video anónimo, que de acuerdo con la FGR no forma parte de la investigación, pero el Presidente López Obrador en la conferencia mañanera lo difundió y vinculó al caso, dándole validez, e incluso recriminó a los medios de comunicación no haberle dado la cobertura que el gobierno espera. Lo cual es falso.

Con este acto AMLO compromete la acción de la justicia y el debido proceso; sin embargo, pide abiertamente que se difundan los videos sea como sea, con la intención de “purificar la vida pública del país”, sin importar que con ello se dañe gravemente la legalidad del proceso judicial.

Lo que se busca es generar alboroto mediático, distraer a la opinión pública de los grandes problemas nacionales, el escenario catastrófico de casi 60 mil fallecidos por Coronavirus, más de 15 millones que han perdido su fuente de ingresos, 10 mil empresas que han cerrado sus actividades, más de 56 mil asesinatos en lo que va del sexenio.

El espectáculo va a ser largo, tiene como finalidad apoyar al gobierno de Morena en la campaña de 2021, en suma, exacerbar la indignación social, montar una tramoya política con fines electorales.

Facebook: Lupita Murguía Twitter: @LupitaMurguiaG Instagram: @lupitamurguiag


Consulta la columna en: https://www.diariodequeretaro.com.mx/analisis/ecos-del-senado-5642627.html

 A V I S O   L E G A L  

Esta plataforma es financiada de manera personal por la Senadora Guadalupe Murguía. No involucra ningún recurso público por lo que su funcionamiento no viola ninguna disposición sobre el uso de logotipos de partidos políticos en comunicaciones de Senadores.