Tendencia militarizante de la vida pública

Actualizado: 24 de nov de 2020

https://amqueretaro.com/opinion/2020/11/04/tendencia-militarizante-de-la-vida-publica-guadalupe-murguia/


El Congreso aprobó -con el voto en contra del PAN- reformas a diversos ordenamientos legales para la administración de los puertos del país. Con ello la Armada de México se convierte en la única autoridad marítima nacional; estará al frente de la marina mercante, de la educación náutica, de la administración portuaria, de las contrataciones de comunicaciones y transportes náuticos, entre otras atribuciones.


La justificación para entregar a la Secretaría de Marina el control total de los puertos es la de siempre: el combate a la corrupción. Con este mismo argumento se han venido asignando al Ejército, por instrucciones del Presidente, cada vez mayor número de encomiendas ajenas a su naturaleza castrense.



De esta manera hoy tiene a su cargo la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, la construcción de carreteras y sucursales del Banco del Bienestar, la adquisición y operación de pipas para distribuir hidrocarburos, la distribución de medicinas y libros escolares, y es policía migratoria en las fronteras norte y sur.


Aunado a lo anterior, el acuerdo presidencial de mayo de este año, faculta a las Fuerzas Armadas a llevar acciones de seguridad pública de manera permanente durante los próximos cinco años en todo el territorio nacional; esta participación ha sido objetada por las Naciones Unidas y por diversos organismos internacionales, actores sociales y políticos que han interpuesto amparos ante la militarización de la seguridad.


No se regatea la enorme contribución que el Ejército y la Marina hacen por la seguridad, el control de la delincuencia organizada y la protección a la población en casos de desastres; tan es así que tienen un alto reconocimiento y aprobación de la sociedad, en el orden del 70% de aceptación.


Sin embargo, nuestro país aprendió de su historia, después de conflictos violentos, a colocar el poder civil sobre el poder militar y este acuerdo civilizatorio y democrático garantiza que sea el poder electo quien gobierne el país y asegura que la autoridad militar esté subordinada a la autoridad electa.


Son muchas las voces que alertan sobre la creciente militarización de la vida pública del país; muy lejos parece haber quedado la reiterada promesa de AMLO en campaña de regresar el Ejército a los cuarteles. Hoy queda más que claro que fue solo retórica.

Facebook: Lupita Murguía

Twitter: @LupitaMurguiaG

Instagram: @lupitamurguiag

 A V I S O   L E G A L  

Esta plataforma es financiada de manera personal por la Senadora Guadalupe Murguía. No involucra ningún recurso público por lo que su funcionamiento no viola ninguna disposición sobre el uso de logotipos de partidos políticos en comunicaciones de Senadores.